Conferencia anual de la Red IFCN 3era entrega - principales conclusiones

Desde mayo de 2016, el precio mundial de la leche se ha recuperado 63%. El precio calculado por IFCN para la leche al productor que se vende en el mercado internacional se encuentra en US$ 0,358 por quilogramo de leche equivalente (corregido por 4% de grasa y 3,3% de proteína). Este guarismo se está acercando al promedio de largo plazo de los últimos 10 años que se sitúa en US$ 0,38 por kg de leche equivalente.

Se mostraron los análisis recientes y los desarrollos del sector para 2016 y 2017. La caída que venía experimentándose desde 2014 parece haberse detenido después de nueve meses de recuperación, oscilando debido a la respuesta de la oferta y los altos precios de las grasas. Torsten Hemme, Director de la Red, señaló: “No hablemos solamente de la crisis de la leche, mejor ampliar el panorama a los ciclos de precios de los productos lácteos. El ciclo que comenzó en 2013 ha llegado al final, debemos estar preparados para el próximo ciclo.”

Los bajos precios de los últimos dos años ha impactado sobre la oferta de leche que en 2016 presentó la tasa de crecimiento más baja desde 1998. Los países que lideraron el crecimiento de la producción fueron EE.UU y Holanda, compensando el menor crecimiento en China, Brasil, Argentina y Oceanía. La demanda no se ha recuperado en lo que fuera su año récord en 2006 o en relación al promedio, sin embargo tampoco estamos en una situación crítica. Más aún, las importaciones han mejorado en países claves como China, Brasil, Filipinas y México.

Mirando hacia adelante, diversos factores llevan a señalar que los precios no van a aumentar de manera significativa, sino más bien van a tender a estabilizarse. Desde octubre, la producción ha reaccionado a la mejora de precios ocurrida en la segunda mitad del 2016. Hay incertidumbre en el comportamiento de los stocks. Además los precios del petróleo y de los alimentos, principales variables que afectan el precio de la leche, permanecerán relativamente estables.

Estos factores (producción y precios) entre otros, vienen influyendo en los cambios estructurales a nivel de productores. Desde 2014, el número de productores ha decrecido a una tasa de 1,5% anual, sin embargo el volumen de leche se ha incrementado.

Luego de tres días de conferencia, el Presidente de la Red, Anders Fagerberg, concluyó: “estamos viviendo en un mundo de cambios para la lechería mundial. Esto tiene impactos a nivel del productor, pero también en toda la cadena láctea. La clave es enfrentar estos cambios y contar con el acceso a datos confiables. El comercio minorista y los hacedores de política pública deberían tener acceso a este conocimiento, para preparar el terreno para el futuro del sector lácteo”.

Fuente: IFCN